16/06/2011

Interpretes de la música del zapateo tabasqueño a través del tiempo



Mucho sea cuestionado cual es el grupo ideal para la interpretación de zapateado tabasqueño, algunos señalan que la marimba y otros que son los conjuntos formados principalmente por aliento, otros señalan que son los grupos de tamborileros los correctos para tal hazaña.






Es por ello que través de este medio y con ayuda del libro “El zapateo Tabasqueño” del ilustre Jorge Priego buscaremos determinar el origen de quienes deben ser los verdaderos interpretes de nuestro zapateado.






Desde casi dos siglos atrás el zapateado a estado presente en las diversas fiestas tanto de orden civil como religiosos, a través del tiempo y el espacio han llegado hasta nuestros días en forma de folklore.






Hacia 1912 se publico en Paraíso el libro El General Gutiérrez por el pastor protestante José Coffin quien relata lo sucedido en un baile llevado acabo el 19 de diciembre de 1910:






“Los hombres formando grupos, fumaban y cambiaban agudezas; las muchachas, vestían de colores chillantes, sentadas por todo el contorno de la sala en improvisadas bancas de tablas sobre cajones de petróleo, oían palpitantes de emoción que los músicos templaban ya el violín, las guitarras y las jaranas, demasiado pretéritos para ser coordinados”.






Según don Francisco Quevedo Ara, en su obra Lirica Popular Tabasqueña, señala los pequeños grupos musicales de algunas cabeceras municipales y de algunos poblados o rancherías que amenizaban los bailes populares.






“Nuestros aires y nuestros cantares han nacido, ya en medio de la opulencia de nuestros bosques, ya en la embarcacioncilla que aligera se desliza sobre el liquido cristal de nuestros ríos……..”






“Ora en el bullicioso local donde se zarandean hombres y mujeres, mozos y mozas, viejos y viejas y aun niños y niñas, al compas de la orquesta integrada por un violín, una guitarra y una diminuta y sonora jaranita¨.






Es aquí en donde se conciben los primeros instrumentos que daban aire a nuestro bello zapateado.






Ahora veamos lo señalado en la Antología Folklórica y Musical de Tabasco en lo referente a la música secular durante la colonia.






“Las condiciones del suelo tabasqueño no permitieron la aclimatación del arpa, que los veracruzanos de las inmediaciones de la chontalpa llegaron a ejecutar con rara perfección desde comienzos del siglo XVIII, pero si de la jarana, que fue el instrumento acompañante de los fandangos durante mas de dos siglos”.






Y es con estos datos que se puede señalar que los primeros grupos en interpretar los zapateados tabasqueños desde principios de la colonia fueron los compuestos por guitarras, violines y jarana, esta ultima según Baqueiro Foster “Cuando la necesidad de modular y de tonular se sintió, la guitarra sexta sustituyo para siempre la jaranita como instrumento acompañante, que es posible que ahora ya nadie toque”.






Otro documento importante en la investigación es el de Rafael Domínguez con su libro Tierra Mía, que señala:






“Los camarazos, cuyo eco rugiente resonaba con estrepito ensordecedor en las profundas oquedades de los montes; la campana ululante de la finca, anunciadora; las vibraciones quejumbrosas o alegres de los violones y guitarras agrestes….”.






Del mismo modo José María Gurria hizo lo mismo en Romance de Fandango y Tragedia:






“Los músicos no descansan/ desde Sunuapan llegaron/ dos guitarras, dos violines/ y un enorme contrabajo…”






Jorge Priego señala que los conjuntos musicales de cuerda y cantores, reinaron hasta la segunda mitad del siglo XIX a lo largo y ancho del territorio tabasqueño, interpretando sones y zapateos…





Baqueiro Foster señala: “Cuando los cantores escasearon, fueron los instrumentistas quienes se encargaron , como solistas de tocar esa parte cantada- mas tarde- de valseo - ,que sucedía a la parte zapateada, alternando sistemáticamente”.






Basándose en esto al ser los instrumentos los encargados de tocar lo que antes era cantado se piensa que estos al ser muy pobres en cuanto a sonido melódico decidieron agregar a los instrumentos de viento.






Se sabe gracias a los testimonios de Felipe B. Enriquez “Reminiscescias de mi niñez” que hacia 1860 se multiplicaron los tocadores de los instrumentos de aliento gracias a las escuelas que se fundaron en Comalcalco, Cunduacan y Huimanguillo siendo los profesores de música los guatemaltecos Ezequiel Gómez, Manuel Gálvez, Manuel Venezuela y José Inés Gómez.






Haciendo una breve conclusión se puede dictaminar que hacía mitad del siglo XIX existían dos conjuntos musicales encargados de la interpretación del zapateado: el formado por cuerdas y el de cuerdas con instrumentos de aliento, ambos validos y propios para la ejecución correcta del zapateo.






Ahora bien la pregunta es que instrumentos de aliento formaron parte del conjunto. Esto se puede saber gracias al libro “El Enganchador” de Carmelinda Pacheco que señala:






“Don Urbina (Federico Urbina) y Rufo, tocan el violín; don Toribio, “el pito largo (clarinete) y don Chon (Encarnación) la guitarra. Estos músicos incansables tocadores, trovadores ambulantes, son los que amenizan todos los bailes de la ribera..”.






A partir de 1920 varios documentos y libros describen los bailes populares así como la orquesta acompañante la cual se compone de instrumentos de aliento, tarola o redoblante y tambor o bomba y platillo. Esto se denota en el libro Así Hablan en mi Tierra.






“La orquesta consta de cinco músicos: clarinete, cornetín, trombo, un tambor y un rascabuche o güiro”.






Pero para Baqueiro Foster los grupos idóneos para la interpretación del zapateo son: el pistón, el clarinete, los redoblantes, el helicón y el bombo.






Años mas adelante surgiría un grupo musical que aun en nuestra fecha sigue siendo recordado.










Esto hacia los años 20s; el mencionado grupo era el Conjunto de Serviliano Sánchez integrado por don Serviliano en el clarinete; Don Leandro baritono en si bemol de embolo, Manuel Sarao “pichiche” en la trompeta; Anselmo Coboj, redoblante y Salustino López, Bombo y Platillo.






De este grupo se puede decir que amenizaba en Jonuta, Montecristo (Emiliano Zapata), Balancan y Tenosique, así mismo en palizada y otras poblaciones del estado de Campeche. Se puede señalar que don Serviliano era un gran amigo de Garrido y es el a quien dedico el zapateado “El Rojo”.






Haciendo mención a las ferias regionales es este Conjunto “Jonuta” el encargado de amenizar los concursos de zapateo de 1956 a 1959, poco después el grupo se separo y dieron paso a la marimba.






El maestro Jorge Priego describe que la marimba entro a Tabasco siguiendo el curso del Mono Sagrado (Usumacinta) proveniente de Guatemala y Chiapas; primero entro por Tenosique gracias al maestro José María Bolón Ortega.






Esta primera marimba se constituía por un solo teclado haciendo una labor extraordinaria el tocarla ya que debían colocarle una serie de bolas de cera para obtener el tono deseado y posterior a esto retirarlos inmediatamente.






Y es aquí donde se da inicio al nuevo grupo de marimba orquesta con don José María en la marimba, su hijo Onecifero en la guitarra y un redoblante.






De Tenosique paso a Balancan y de allí a Emiliano Zapata y Jonuta para finalmente llegar a Centla, específicamente Frontera en donde Onecifero Bolón Cano, José Bolón Contreras y Leandro Bolón Jiménez junto a sus hijos dieron origen a la Marimba Orquesta de los Hermanos Bolon.






Posterior a ella han surgido diversas marimbas orquestas divididas en dos grandes corrientes: una que ejecuta los zapateos en su correcto compas de 3/4 o de 6/8 como la Marimba Lira de Villahermosa y la otra corriente con la única finalidad de oírse o admirar la destreza de los músicos quienes para su personal lucimiento, pueden acelerar o disminuir el ritmo de la música y alargar o acortar frases musicales como sucede en el caso de la famosa Marimba Voces del Grijalva.






Es importante recordar y hacer hincapié en que la música para la interpretación del zapateo fue originándose gracias a necesidades: en primer lugar se señalo al violín, la guitarra y la jaranita.










Posteriormente se hace a un lado la jarana para dar paso a las guitarras, los violines y los cantantes, al escasear estos últimos se sustituyeron por los instrumentos de aliento quienes junto a las cuerdas dieron origen al grupo ideal para zapatear, posteriormente se anexaron los instrumentos de percusión que enriquecieron la música hasta llegar a la marimba quien en nuestra actualidad dirige nuestro folklor por gracia de DIOS aun vivo y se mantendrá vivo hasta que los tabasqueños perdamos el interés en conocerla o conservarla.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nos interesan Tus comentarios y son importantes para mejorar este sitio web

Mas Articulos

 

This is an archived version of the website.

Sponsor Links:
Luxury Travel| Six Senses Travel| Six Senses Zighy Bay| Vietnam Travel| Morocco Travel| Park Hyatt | Peninsula| Automatic Label Applicator| 度身訂造 旅遊| 峴港 旅遊| 芽莊 旅遊| 北海道旅遊| 越南旅遊| 杜拜旅遊| 摩洛哥旅遊| 六善| Spread | Email Marketing 電郵推廣 | cool gadgets | xiaomi m365 scooter | xiaomi Roborock S50 | hohem isteady pro | hubsan h501s x4 | Anet A6 | anet a8 3d printer | dobby drone adata ssd | edifier speakers

Raices Tabasco Copyright © 2009 Blogger Template Designed by Bie Blogger Template